{{recommendedBannerText}}

Spacer
{{recommendedRegLangFull}}

Con esta aplicación, el gas de cloro se recupera y se comprime. El gas de cloro es letal, tóxico y extremadamente corrosivo, por lo tanto se debe tener muy en cuenta el material del compresor, el líquido de sellado y la configuración del sistema. Las aplicaciones de gas del cloro de baja presión que utilizan una alta concentración de ácido sulfúrico pueden manejarse por un compresor estándar de hierro dúctil. Con temperaturas de operación menores y ácido sulfúrico como líquido de sellado, hay poco o ningún riesgo de que se oxide el hierro, lo que hace al hierro fundido la una elección más redituable que Hastelloy. Por el contrario, las aplicaciones de alta presión requieren una carcasa para el compresor hecho de acero inoxidable austenítico (316L o HC276 para ciertas aplicaciones), con auxiliares en el acero para proveer tolerancias adecuadas contra la corrosión.Nuestros ingenieros y especialistas en la aplicación tienen experiencia en el diseño de compresores y sistemas de cloro, y pueden configurar una solución que cumpla las necesidades de su proceso. 

es-UY