Acerca de la tecnología de bomba peristáltica

Obtenga información útil sobre las bombas peristáltcas para líquidos y encuentre la solución idónea para sus necesidades 

Funcionamiento de las bombas peristálticas

Funcionamiento de las bombas peristálticas para líquidos

Una bomba peristáltica, denominada también bomba de tubo o manguera, se basa en el principio de funcionamiento de desplazamiento positivo. El fluido entra en la bomba por un tubo flexible presionado por rodillos.

A medida que el rodillo rueda sobre el tubo, la expansión crea un vacío que permite la entrada de más fluido. Durante la operación, al menos un rodillo cierra el tubo. lo que elimina la necesidad de utilizar válvulas. Los rodillos se accionan directamente con un motor o a través de una caja de engranajes.


Bomba peristáltica - principio de funcionamiento

La bomba peristáltica, denominada también de tubo o manguera, es una bomba de desplazamiento positivo que transporta el líquido por el tubo mediante una serie de rodillos que lo presionan contra la caja de la bomba, de forma similar a la que tragamos alimentos.

Aplicaciones de las bombas peristálticas

Las bombas peristálticas son idóneas para fluidos corrosivos y viscosos, ya que la única parte que entra en contacto con el fluido es el tubo. El tubo y el cabezal se pueden cambiar fácilmente, por lo que su mantenimiento es económico y prácticamente innecesario. De ahí que las bombas peristálticas industriales y médicas sean sus aplicaciones más populares.

Por ejemplo, en el sector de los dispositivos médicos, las bombas peristálticas permiten procesar fluidos estériles, de diálisis, de filtración o de bioprocesamiento. En los procesos de alimentación, agricultura o desinfección, se pueden utilizar para dispensar alimentos, bebidas, vitaminas y sustancias químicas. En el sector medioambiental, se utilizan para el tratamiento de aguas residuales y la eliminación de condensado en aplicaciones de análisis de gases.


Ventajas de la tecnología de bomba peristáltica

  • Funcionamiento en seco
  • Cebado automático
  • Reversible (CC)
  • Regulación de caudal
  • Excelente para medios viscosos o agresivos
  • Tolerancia a la contaminación por partículas
  • Las bombas peristálticas Thomas ofrecen caudales de hasta 2000 ml/min, alturas de succión de hasta 9 m H2O y alturas de presión de hasta 100 m H2O

Tipos de motores de las bombas peristálticas

Por lo general, las bombas peristálticas utilizan motores de corriente continua (CC), corriente continua sin escobillas (BLDC), corriente alterna (CA) o velocidad gradual. Si la bomba de tubo no dispone de caja de engranajes, es posible cambiar la velocidad del motor para regular el caudal. El régimen del motor de una bomba peristáltica varía generalmente entre 0 y 400 revoluciones por minuto. Los motores CC y BLDC suelen utilizar una caja de engranajes para regular la velocidad en función de las necesidades de caudal. Los motores de velocidad gradual se pueden regular con un controlador externo.


Componente de motores

Vida útil de las bombas peristálticas Forma de controlar el caudal de las bombas peristálticas

El caudal es proporcional a la velocidad del motor. Esta característica hace de las bombas peristálticas una opción idónea para aplicaciones de dispensación y dosificación. Es necesario considerar distintos factores para elegir el motor adecuado. Los motores de corriente continua tienen distintas calidades, desde 500 a 4.000 horas de funcionamiento. Los factores que limitan la vida útil de los motores son el sistema de escobillas y los cojinetes. La vida útil de los motores CA abarca desde 1.000 horas (variantes shaded pole) hasta más de 10 000 horas (variantes de condensador).

En el caso de los motores de velocidad gradual y CC sin escobillas, el sistema de cojinetes suele ser la limitación. En los motores BLDC y de velocidad gradual, la velocidad se puede ajustar fácilmente durante el funcionamiento. Estos tipos de motores se utilizan normalmente cuando se requiere un caudal variable.


Todo sobre los tubos peristálticos

Normalmente, los tubos peristálticos son de silicona, termoplástico vulcanizado (TPV), PVC o fluoroelastómeros, La silicona se utiliza para bombear medios no agresivos. En comparación con otros materiales, la silicona es el más blando. El TPV combina la facilidad de procesamiento del polipropileno con las propiedades elastoméricas del EPDM. Los materiales utilizados habitualmente para los tubos de TPV son PharMed® BPT o Santoprene™. Cuando se bombean medios más corrosivos, se utilizan materiales fluoroelastoméricos como el Viton®.

A la hora de elegir el tubo adecuado, es importante elegir bien las dimensiones. Cuando la vida útil máxima del tubo es clave, un mayor diámetro interior y una baja velocidad del motor son la opción más ventajosa. Para mayores caudales, se debe elegir un diámetro interior grande y una velocidad de motor alta. Cuando la aplicación requiere gran precisión, el tubo debe tener el mínimo diámetro interior y la velocidad del motor debe ser alta. Para bombear líquidos viscosos, las paredes de los tubos deben tener mayor grosor para garantizar la rápida recuperación de la forma original.

Algunas partículas de tubo pueden desprenderse en el fluido, un proceso llamado espalación. La espalación debe evitarse, especialmente en aplicaciones biológicas, farmacéuticas o médicas. Hay tipos especiales de material TPV, como el Versalloy™, con propiedades optimizadas para reducir la espalación.


Aspectos que se deben considerar para elegir una bomba peristáltica

Para reducir la pulsación, muchas bombas peristálticas ofrecen un mecanismo accionado por resorte para garantizar la suavidad de funcionamiento de la bomba. Esta característica también es importante cuando los fluidos son sensibles al cizallamiento, como las células vivas. Otro aspecto que se debe tener en cuenta es el ajuste de la bomba a las distintas dimensiones de tubo en función del caudal necesario.

Las bombas más sofisticadas también permiten la oclusión ajustable. Esta característica puede ayudar a ajustar la bomba a los distintos niveles de presión que se pueden producir en sistemas fluidicos. Además, permite ajustar el rendimiento de la bomba en función del material del tubo. Dependiendo del tipo de fluido, se utilizan tubos de silicona más blandos o materiales fluoroelastoméricos para las aplicaciones químicas más exigentes. Estos materiales suelen ser mucho más duros.

Las bombas peristálticas destacan por su sencillez de uso. Los tubos y el cabezal de la bomba se pueden cambiar en pocos segundos. El diseño, que no requiere válvulas internas, aporta distintas ventajas. Permiten el funcionamiento a derechas o izquierdas, de forma que los líquidos se pueden transferir en ambas direcciones si el proceso así lo requiere. Al no haber válvulas, hay menos restricciones en los tubos, lo que ayuda a transferir medios viscosos.

Para mejorar la eficiencia del producto, se pueden utilizar bombas peristálticas multicanal. En estas bombas, un motor impulsa un cabezal con hasta 15 canales, cada uno de ellos conectado a un tubo distinto. Esto permite transferir distintos medios al mismo tiempo o distribuir el mismo medio en distintos recipientes. El número de rodillos que utilizan las bombas peristálticas tiene un efecto importante en la manipulación del fluido. Para mayores caudales, solo se utilizan dos o tres rodillos. El inconveniente es que la pulsación es alta. Si se requiere una transferencia suave del medio, se utilizan normalmente más rodillos para mantener un nivel moderado de pulsación.

Un requisito importante en muchas aplicaciones médicas o analíticas es la eliminación del riesgo de comunicación cruzada. Los tubos son la única parte en contacto con el medio y se pueden desconectar fácilmente después de cada ciclo de proceso.
Otras aplicaciones incluyen la dispensación de detergente en lavavajillas industriales, la eliminación de condensado en monitorización de emisiones continuas o la transferencia de dialisato en máquinas de diálisis.


Aspectos destacados de las bombas peristálticas Thomas

Thomas ofrece bombas con caudales de menos de 0,1 ml por minuto a 2.000 ml por minuto En determinadas versiones especiales, se puede obtener una presión de hasta 10 bar. Nuestra amplia oferta aporta soluciones para todo tipo de aplicaciones de manipulación de líquidos, incluidas las más exigentes.

Consultar la gama de bombas peristálticas Thomas

{{tagContainer.Name}}

{{tag.Name}}

Números de resultados: {{numberOfElems}} De: {{totalNumberOfElements}}

Related Resources

página inicial de sectores

Soluciones para industrias y aplicaciones

descargar imagen de sección cuadrada

Centro de descarga 

Miniatura de la gama de bombas peristálticas

Bombas peristálticas Thomas (EN)

es-SV