Elija un país o región diferente para ver el contenido específico de su ubicación

{{recommendedRegLangFull}}

Excavación durante nueva construcción en Klinikum Schwäbisch Hall

Los compresores Bi-Turbo de CompAir con el Estándar de emisiones EU 4 tienen una eficiencia comprobada en operaciones de trabajo pesado

Diakonie-Klinikum Schwäbisch Hall GmbH está actualmente construyendo un nuevo hospital. El rascacielos existente de 1937 será reemplazado con un moderno hospital en el emplazamiento de Diak. Con el fin de disponer de más lugar para el nuevo edificio, se decidió quitar una ladera. Se usarán alrededor de 600 estacas con longitudes de inserción de 7 a 9 metros y anclajes a tierra con longitudes de inserción hasta de 30 metros para asegurar y estabilizar la nueva ladera empinada que se creará.

El nuevo compresor también demostró un rendimiento sin fallas en operaciones de trabajo pesado.

El trabajo de construcción está a cargo de Max Bögl. El aire comprimido para operar la pluma de perforación se suministra con un compresor Compair C 240 TS-14. Entre otras cosas, se requiere aire comprimido para destapar los orificios de perforación.

El nuevo TurboScrew de CompAir tiene una presión operativa de 14 bar y cumple con las rigurosas demandas del Estándar de emisiones EU 4. El motor Cummins con control electrónico del compresor está equipado con el HJS SCRT®, que cumple con los estrictos estándares de emisiones de los países de la Unión Europea (EU) / Asociación Europea de Libre Comercio (EFTA), de los Estados Unidos, Canadá y Japón. El SCRT incluye un convertidor catalítico oxidante y un filtro de partículas diésel de metal sinterizado y también un módulo SCR. No obstante, el tipo de mantenimiento que requiere el motor es el mismo que antes: no hay requisitos adicionales asociados con el diésel y el aceite del motor. Además, el sistema puede modificarse con cambios mínimos en su segundo ciclo de vida útil para que pueda usarse en países sin control de emisiones mediante una reclasificación en un nivel inferior. Los compresores de tornillo turbo usan una tecnología bi-turbo patentada.

Aquí un segundo turbocargador impulsado con los gases de escape hace una compresión previa del aire de admisión del compresor antes de que llegue a la cámara de compresión. Esto permite al compresor CompAir usar 5% del calor de los gases de escape, que se desperdicia en las máquinas convencionales y lo convierte en potencia para la producción de aire comprimido. Los compresores TurboScrew están diseñados para que la velocidad de ralentí se regule a solo 1.000 rpm. Esto reduce el consumo de combustible hasta en un 30% cuando no se necesita aire comprimido. Por lo tanto, las máquinas son particularmente económicas en términos de consumo de combustible cuando se usan con alternación de cargas. Diversos estudios han demostrado que los costos del combustible relativos al ciclo de vida útil de un compresor de este tipo pueden ascender a tres cuartos del costo total, incluidos los costos de inversión. Cualquier reducción del consumo se refleja en los costos operativos de un compresor.

Otra ventaja es el bajo peso de operación, menos de 3.500 kg. Puede usarse un vehículo SUV estándar con la capacidad de carga apropiada para remolcar los compresores. Por lo tanto, no se requieren frenos de aire comprimido. Como los compresores son más ligeros que otros modelos similares, el vehículo de remolque también requiere menos combustible. El tamaño compacto de la máquina también simplifica el transporte a áreas difíciles de alcanzar. Las puertas levadizas de gran apertura permiten el libre acceso a todos los componentes y facilitan el mantenimiento. La finalización del trabajo en la ladera de Schwäbisch Hall estaba prevista para la primavera del 2014. La construcción del nuevo hospital se realizará en distintas etapas y se seguirán usando las instalaciones actuales. Se planea finalizar en el 2020. La construcción ha requerido una inversión de alrededor de 227 millones de euros.

es-SV