Elija un país o región diferente para ver el contenido específico de su ubicación

{{recommendedRegLangFull}}

Las soluciones Gardner Denver de alta presión ayudan a mantener la presión para National Grid

Consiga tranquilidad con Reavell

Como una de las principales compañías de gas y electricidad del mundo, National Grid juega un papel esencial para suministrar energía a millones de clientes en Gran Bretaña.

Para esta tarea, el funcionamiento del sistema de transmisión de electricidad es esencial. Se basa en una red de subestaciones que conmutan circuitos y transforman
la tensión.

Llevamos trabajando con National Grid más de 30 años, suministrando sistemas de aire de alta presión para accionar disyuntores de mantenimiento rutinario o en condiciones de fallo.

Detalles de la aplicación

No es raro que los compresores de las subestaciones lleven más de 40 años en servicio. National Grid tiene un programa permanente de sustitución de sus actuales compresores por máquinas más modernas, como señala Graeme Edwards, ingeniero de soporte operativo para National Grid:

“La red consta de casi 200 subestaciones de 66 a 400 kV, y todas ellas utilizan sistemas de aire comprimido. Por lo general, actualizamos entre 5 y 10 unidades cada año. Cada subestación tiene entre dos y cuatro compresores de alta presión, además de equipos adicionales como un panel y mandos. Los compresores se utilizan para accionar los disyuntores del circuito de aire. Son componentes críticos de nuestra red que cortan la energía de inmediato en caso de fallo (por ejemplo, incendios o daños en cables subterráneos). Así, conseguimos minimizar los daños causados en el circuito y sus equipos auxiliares.
También desconectamos continuamente secciones de la red para realizar el tareas de mantenimiento rutinario o sustituir equipos, por lo que los disyuntores deben poder accionarse en cualquier momento.”

Instalación de los compresores

En virtud del contrato, Gardner Denver High Pressure Solutions instala dos tipos de sistemas de alta presión, que son distintas máquinas de pistón y varias etapas refrigeradas por aire o agua. El primero se utiliza en las subestaciones de menor envergadura,
de hasta 275 kV, donde se instala un sistema de aire comprimido de 40 barg. El segundo se usa en las estaciones más importantes, de hasta 400 kV, donde se instala un sistema de aire comprimido de 207 barg.

Una parte fundamental de este proceso es gestionar la transición de los compresores actuales a las nuevas unidades. Graeme Edwards explica, “Aunque tenemos cierta capacidad excedente en cada compresor y podemos funcionar durante un tiempo limitado con disponibilidad reducida de equipos, debemos asegurarnos de que las nuevas unidades se instalen y pongan en servicio a tiempo y conforme al plan previsto. La planificación y realización de estas instalaciones requieren el dominio de muchas disciplinas, y Gardner Denver High Pressure Solutions ha demostrado a lo largo de los años su capacidad para gestionar este proceso.”

Selección de los compresores

Con cientos de compresores instalados en todo el país, National Grid debe planificar y presupuestar detenidamente su sustitución.
Cada máquina instalada debe por tanto ofrecer la fiabilidad y longevidad necesarias para funcionar durante muchos años.

Graeme Edwards prosigue, “Además de un producto duradero y de alta calidad, también necesitamos un proveedor de aire comprimido capaz de ofrecer mantenimiento continuo, piezas de repuesto y asistencia técnica a largo plazo.

Llevamos muchos años trabajando con Gardner Denver High Pressure Solutions y han demostrado una gran fiabilidad. También gracias a la experiencia técnica de la empresa, hemos conseguido ofrecer un suministro eléctrico de alta calidad.”

 


"Llevamos muchos años trabajando con Gardner Denver High Pressure Solutions y han demostrado una gran fiabilidad. También gracias a la experiencia técnica de la empresa, hemos conseguido ofrecer un suministro eléctrico de alta calidad.”

- Graeme Edwards, ingeniero de soporte operativo, National Grid
es-SV