Elija un país o región diferente para ver el contenido específico de su ubicación

{{recommendedRegLangFull}}

Lo más barato no siempre es la mejor opción

Alexander Hippmann, director de grandes cuentas de alimentación y envasado de Gardner Denver en Alemania, cree que si los productores de alimentos y los OEM (fabricantes de equipos originales) no se limitaran a considerar los costes inmediatos de la compra de equipos de envasado al vacío, podrían disfrutar de numerosos beneficios futuros.

 

Así lo explica: "Es importante que los productores de alimentos asocien las máquinas de envasado al vacío con su valor a largo plazo, no sólo con la inversión inicial que representan. A menudo, sólo consideran el coste de las máquinas y eligen la más económica. La consecuencia es que necesitan mantenimiento regular para revisar las bombas y cambiar los separadores de aceite.

"Si cambiaran a sistemas sin aceite (una bomba de garra o de tornillo), eliminarían de inmediato los problemas del aceite y la necesidad de mantenimiento regular. Las bombas son más caras inicialmente, pero ofrecen un valor superior a largo plazo porque sus gastos de mantenimiento son reducidos (no requieren separadores de aceite) y se elimina el problema de la contaminación potencial por aceite del entorno alimentario."

Cada planta de producción de alimentos es diferente, incluso aunque procese productos similares. La edad y la configuración de la maquinaria, el diseño de la planta y el entorno operativo significan que no hay una solución universal para los problemas del envasado al vacío. Mauro Dote, ingeniero comercial de Gardner Denver en Italia, ha trabajado con todo tipo de productores de alimentos durante sus 10 años de experiencia en el sector. Reconoce que encontrar una solución adaptada a todos los casos es muy difícil, porque cada empresa tiene sus prioridades. No obstante, siempre es posible minimizar los riesgos de contaminación del entorno recurriendo al asesoramiento de los expertos.

"Cada caso es distinto, así que debemos resolver las necesidades teniendo en cuenta todas las particularidades", explica Mauro. "Para algunas empresas, el consumo de energía es una prioridad y debemos buscar la forma de obtener niveles óptimos de producción para sus máquinas. Buscan eficiencia, por eso debemos centrarnos en que las bombas funcionen con tiempos mínimos de parada. Es aquí donde la experiencia de nuestra organización entra en juego, porque podemos asesorar en todo lo relativo al envasado al vacío. No se trata sólo de vender una máquina".

Marc Geurts, ingeniero comercial de Gardner Denver en los Países Bajos, cree que la falta de conocimiento de los distintos tipos de bombas de vacío hace que los productores de alimentos no utilicen siempre los productos mejor adaptados a sus necesidades.

Según Marc, "se presta muy poca atención a la bomba de vacío en el momento de comprar una máquina". "Los productores de alimentos necesitan distintos niveles de vacío dependiendo de lo que envasan y de cómo lo envasan. La bomba puede ser determinante para la eficiencia y eficacia de la máquina, pero con frecuencia no son conscientes de ello".

"La transición a bombas secas puede parecer costosa, pero si se considera el rendimiento adicional que se puede obtener de la máquina, la inversión se recupera rápidamente. Además, se eliminan los costes de mantenimiento periódicos. Necesitamos que la gente se abra y tenga en cuenta lo que pueden hacer los distintos tipos de bombas".

 
es-SV