{{recommendedBannerText}}

Spacer
{{recommendedRegLangFull}}

Artículo de sugerencias de mantenimiento por Paul Murray

En nuestros manuales, así como en muchos otros, la sección sobre lubricación establece lo siguiente:  “la mezcla de grasas debe mantenerse al mínimo posible”. Después de múltiples discusiones con Shell, Mobil, Texaco y otros grandes fabricantes de grasas, el consenso se hizo claro: no debe haber mezcla de grasas, nunca.  

Para crear grasa, el aceite se mezcla con un espesante de base para darle un poco de consistencia.  Los aditivos también se mezclan a menudo para mejorar las características, como la prevención de la oxidación o la resistencia al desgaste. La compatibilidad de las grasas suele estar relacionada con el tipo de espesante. Cuando la grasa base es la misma, el nombre de la grasa puede ser similar, pero los dos no serán idénticos; los espesantes pueden reaccionar entre sí incluso si están hechos por el mismo fabricante de grasa.  

David Turner, de Shell, lo dijo bien en la edición de enero de 2009 de Machinery Lubrication: 
En el pasado, cuando los jabones simples y la arcilla eran los tipos principales de espesantes, la compatibilidad era relativamente sencilla. Los jabones de litio y calcio eran compatibles entre sí, y ninguno era particularmente bueno cuando se mezclaba con una grasa a base de arcilla. Hoy en día, no solo con los espesantes antes mencionados, sino también con jabones complejos, poliurea, sulfonato de calcio y espesantes aún más exóticos utilizados en muchas grasas, el tema de la compatibilidad se ha vuelto mucho más complicado... Para añadir a la confusión, hay algunas especificaciones de las grasas que se basan únicamente en el rendimiento de la grasa sin tener en cuenta la composición de la misma. Si se mezclan en servicio grasas de diferentes tipos de espesantes (ambos cumplen con los requisitos de rendimiento de la especificación), pueden producirse consecuencias nefastas.

Cuando se mezclan dos grasas incompatibles, generalmente sucede una de dos cosas: la mezcla se endurece y no libera nada del aceite o la mezcla se ablanda y libera todo el aceite.  En cualquier caso, el resultado final es básicamente el mismo; no hay lubricación.

¿Qué pasa si necesita empezar a usar un nuevo tipo de grasa? ¿Cómo evitar el problema de compatibilidad durante el cambio? Purgue la mayor cantidad posible de la grasa anterior a través del sistema de dosificación de la grasa y de la aplicación.

No tome este paso a la ligera. La mezcla de grasas puede reducir la eficacia de su máquina y conducir a problemas que van desde el exceso de calor hasta la avería total.

es-PE