El retrolavado es un proceso que se utiliza en el tratamiento de agua y aguas residuales para bombear el agua hacia atrás a través de medios de filtros, lo que incluye cualquier elemento colocado en un filtro que cambie la calidad del agua que pasa por él. En ocasiones, este proceso implica el uso intermitente de aire comprimido y es una forma de mantenimiento preventivo para volver a utilizar los medios de filtros. 

Tipos de retrolavado

Existen dos tipos de retrolavado: semicontinuo y continuo. El retrolavado semicontinuo se lleva a cabo bombeando agua clarificada por debajo del filtro de arena y succionándola fuera de la parte superior con una bomba separada. El agua de retrolavado se descarga en el cabezal de entrada de distribución principal para el reprocesamiento. El aire del soplador se utiliza en un filtro de lecho de pulso semicontinuo. Cuando los sólidos suspendidos en el afluente dejan de filtrarse hasta un nivel aceptable del cabezal, la presión comienza a aumentar, y se inicia el retrolavado. 

El retrolavado continuo es un filtro de lecho móvil ascendente construido con varias profundidades de medios para distintas aplicaciones y configuraciones. El agua cruda ingresa cerca de la parte inferior del tanque, y los sólidos suspendidos se filtran hacia afuera a medida que el agua cruda fluye hacia arriba a través del lecho del medio. A medida que el filtrado llega a la parte superior del filtro, pasa por el vertedero de efluentes y se descarga. Una parte del filtrado se desvía a través de la lavadora de arena y se usa para limpiar y transferir los residuos sólidos. 

Hoffman & Lamson es el especialista líder global de la industria en productos con diseño de ingeniería que garantizan soluciones confiables, rentables y de alta calidad para aplicaciones de agua y aguas residuales.

Asistencia del aire en el retrolavado 

La asistencia del aire se prefiere en el retrolavado ya que proporciona una acción de lavado más vigorosa. El aire y el agua se aplican durante varios minutos a medida que se agita el lecho. El agua lavada que surge del proceso de retrolavado se elimina. Luego, un segundo retrolavado a presión más baja, sin asistencia de aire, garantiza que las burbujas se eliminen del medio de filtrado.

Los soplantes centrífugos de varias etapas HOFFMAN & LAMSON proveen el aire para el retrolavado en este proceso. La disposición tradicional es un soplante por filtro. La cantidad de aire necesaria depende de la profundidad del agua y del área de la superficie, así como de la profundidad del medio de filtro.


Filtración de membranas 

La filtración de membranas es muy común en el tratamiento de agua, pero también ocurre en las instalaciones de tratamiento de aguas residuales. Las membranas son indispensables para satisfacer los más estrictos requisitos reglamentarios, ya que eliminan o reducen una amplia gama de contaminantes, incluidos pesticidas, patógenos, desinfectantes, metales, arsénico y radionucleidos. La tasa de eliminación puede ser de hasta 99,9999 %. La tecnología de membrana puede ser microfiltración, ultrafilración, nanofiltración u ósmosis inversa.



Bachwashing For Membrane Filtration

Para realizar un retrolavado de las membranas, el aire se introduce en la parte inferior de la membrana, y el agua y el aire se mueven hacia arriba, lo que provoca vibración y fricción en la membrana. El agua de retrolavado se elimina. El retrolavado suele realizarse mientras el proceso continúa y suele automatizarse. 

Filtros de arena de gravedad

Existen tres tipos principales de filtros de arena, que se utilizan para la purificación del agua. Entre ellos, se incluyen: 

  • Filtros de arena rápidos (de gravedad) 
  • Filtros de arena de flujo ascendente
  • Filtros de arena lentos  

Los tres tipos de filtros de arena se usan en forma frecuente en la industria del agua en todo el mundo. Los métodos de filtros de arena rápidos y de flujo ascendente requieren el uso de químicos floculantes para que funcionen de manera efectiva, mientras que los filtros de arena lentos pueden producir agua de muy alta calidad sin la necesidad de la asistencia de químicos. 

Un filtro de arena es un tipo de filtro de profundidad, donde las partículas se capturan dentro del cuerpo poroso del material. Suelen utilizarse para separar pequeñas cantidades de sólidos finos de las soluciones acuosas. Además, se utilizan para purificar el fluido en lugar de capturar los sólidos, que puede ser un material valioso, y se usan con más frecuencia en el tratamiento de efluentes líquidos. 

Los filtros de arena pueden funcionar con fluidos de flujo ascendente o, más comúnmente, con fluidos de flujo descendente. Para los dispositivos de flujo descendente, el fluido puede fluir bajo presión o gravedad. Los filtros de lecho de arena de presión tienden a usarse en aplicaciones industriales y suelen conocerse como filtros de lecho de arena rápidos. La unidades alimentadas a gravedad se utilizan en la purificación del agua, especialmente el agua potable, y se han usado ampliamente en los países en vías de desarrollo.


Filtros de arena: cómo funcionan

La arena sucia se elimina de manera continua del lecho de arena activo gracias a una bomba neumática, que succiona la arena contaminada de la parte inferior del cuerpo del filtro. Una mezcla de arena, partículas de suciedad y agua se transporta hacia arriba a través del tubo neumático dentro de la cámara de lavado en la parte superior del filtro.

La separación de las impurezas de la arena se lleva a cabo en la cámara de lavado durante la acción simultánea del agua de contracorriente y el aire inyectado. La arena vuelve por la acción de la gravedad a la parte superior del lecho de arena activo y se dirige hacia abajo a través de un laberinto de diversos pasos de estabilización.


Upflow Gravity Sand Filter

El agua alimentada se dirige al filtro en la base del lecho de arena activo. Luego fluye hacia arriba a través del lecho de arena de movimiento descendente, donde se interceptan los sólidos, y el filtrado limpio sale del filtro a través del vertedero de sobreflujo. El flujo continuo del agua de lavado rechazada se descarga a través de una salida separada. 

Expertos de confianza

Los equipos se prueban antes de llegar al cliente o usuario final. De esta manera, se garantiza una calidad superior y se evitan problemas no previstos o tiempo de inactividad operativa. Esto logra mantener la sólida reputación de Hoffman & Lamson como líder global de soluciones con diseño de ingeniería y en la fabricación de productos de primera calidad de manera eficiente y económica. Existen más de 100 000 soplantes y extractores centrífugos de varias etapas HOFFMAN & LAMSON en funcionamiento en todo el mundo.

es-PE